Ékfrasis; escisión entre la poesía y la pintura

“La pintura es poesía muda;
la poesía pintura ciega.”
(Leonardo Da Vinci)

Tras la sencilla definición de ékfrasis, descripción verbal de una obra visual, se esconde todo un complejo sistema de interrelaciones entre distintas artes. La ékfrasis puede darse tanto en prosa como en verso, pues puede ser un poema, o ser el pasaje de una novela o cuento, o ser utilizada explícitamente para un ensayo de crítica de arte. Dado el carácter del lugar de su utilización no es necesaria que la obra a la que se hace referencia, mediante la ékfrasis, exista en el mundo real. Podemos ver como en la crítica de arte, sí es necesario que ésta se refiera a una obra existente la cual se quiere tratar, pues ésta sólo tiene sentido en la medida en que se basa en el análisis formal de un objeto real. Sin embargo, la literatura a lo largo de la historia ha sido una fecunda fuente para la descripción de obras de arte, tanto reales como imaginarias, tanto escultóricas como pictóricas. La ékfrasis literaria se basa en una idea preconcebida de la obra de arte, de la imagen que se tiene del artista o de los lugares comunes de la obra. En este sentido, la mirada del artista que realiza la ékfrasis cobra un doble sentido, el de creador y el de intérprete, pues “el objeto plástico se convierte en tantos textos como miradas se fijen en él. Y es que, en el acto mismo de describir, el poeta o novelista selecciona, reorganiza, jerarquiza; resignifica”1.

Sigue leyendo

Anuncios

La concepción de una idea

vision

           El ser humano recibe información de su entorno a través de los sentidos, podemos afirmar que la principal capacidad sensorial del hombre proviene de la visión o del sentido de la vista. Denominamos visión a nuestra capacidad de interpretar nuestro entorno a través de los rayos de luz que llegan hasta nuestros ojos. Nuestros ojos son la puerta de entrada por la que ingresan los estímulos luminosos, que se transformarán en impulsos eléctricos en el nervio óptico enviándolos posteriormente al cerebro. Es en este punto donde interviene el cerebro que mediante un laborioso proceso convierte los impulsos en imágenes, haciéndonos capaces de percibir la forma de los objetos, identificar las distancias y de detectar los colores y el movimiento.

Sigue leyendo