17387

una-noche-negociando-con-los-traficantes-de-refugiados

Ya ha acabado el plazo,
el tiempo ya se terminó,
ya han pasado todos
y cada uno de los días.

Sigue leyendo

Anuncios

Sangre, sudor y silencio

Proclamación_de_la_II_República

Dedicado a todos aquellos hombres
y mujeres que dieron su vida,
pero no su libertad.

En esta tierra donde nací
hace tiempo ya
se encontraba
cubierta de sangre y sudor
de hombres y mujeres
que dieron su vida
por la liberación.
Tierra de España,
tierra de ecos que luchan
por no ser olvido,
tierra sucumbida ante
abismos de silencio.
Bajo esta melancólica bóveda
celeste, ausente,
el hastío único compañero
de desiertos sin vida.
Si guardáis silencio
y estáis atentos
aún se puede escuchar
el estrépito murmullo.

Sigue leyendo

Un mundo ideal [οὐτοπία]

10171051_1599852273563782_3406239657058395060_n

La utopía es el principio de todo progreso y
el diseño de un futuro mejor. [Anatole France]

¡Queridas ovejillas de este redil llamado España! Con estas pocas líneas se da paso a un nuevo camino. Un largo camino que recorreremos juntos siguiendo la luz del conocimiento. En nuestra primera parada, en lo que esperemos que sea nuestra gran odisea, nos topamos con los sueños de aquellos grandes hombres que se detuvieron a imaginar su mundo ideal.
Hace mucho tiempo, en una época gloriosa ya casi olvidada por una gran mayoría ~Antigua Grecia~, vivía un hombre conocido como Platón que se detuvo a diseñar su posible ciudad. Un gran pensador que desarrolló su república ideal. Una sociedad perfecta que no partiría de la base de algo imaginario o irreal sino de una posible organización (la más perfecta según su pensamiento) para su sociedad. Platón estaba convencido de que los males de toda sociedad sólo podrían solucionarse cuando los filósofos se hicieran cargo del gobierno o cuando los gobernantes se hicieran filósofos y por ello concibió una sociedad perfectamente organizada en clases en la que los gobernantes fueran asimismo filósofos. ¿No os parece un buen plan para dominar el mundo? ¡O si no por qué creéis que me hice filósofo!

Sigue leyendo