Un disfraz equivocado (F. Pessoa)

aserra_ un disfraz equivocado3.jpg

Si recuerdo quién fui…

Si recuerdo quién fui, a otro veo,
y el pasado es un presente en el recuerdo.
            Quien fui es alguien a quien amo,
            aunque sea tan solo en ese sueño.
La nostalgia que la mente aflige
no es mía ni del pasado conocido,
            sino de quien habito
            tras de los ojos ciegos.
Nada, salvo el instante, me conoce.
Mi mismo recuerdo no es nada, y siento
            que quien soy y quien fui
            son sueños diferentes.

Autopsicografía

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que llega a fingir que es dolor
el dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe
en el dolor leído sienten
no los dos dolores que él tuvo,
sino apenas el que ellos no tienen.

Y así por los raíles gira,
entreteniendo la razón,
el pequeño tren de juguete
que se llama corazón.

Sigue leyendo

Anuncios

Humo es todo lo que queda

leopoldo-maria-panero.jpg

A Leopoldo María Panero

Mi alma insaciable busca
en la interminable soledad
de una hoja en blanco,
el salvaje silencio que aúlla
desde el lugar más inhóspito
de mi cerebro desolado.

Abstracto el verso que resurge
del corazón en la mano
del poeta muerto en la acera,
porque sus palabras olvidadas
se perderán en la nada
de su íntima locura.

Sigue leyendo

Ese maldito yo (selección)

rom6.jpg

Yo soy diferente de todas mis sensaciones. No logro comprender cómo. No logro ni siquiera comprender quién las experimenta. Y por cierto, ¿quién es ese yo del comienzo de mi proposición?

Soy un cobarde, no puedo soportar el sufrimiento de ser feliz.

Para calar a alguien, para conocerlo realmente, me basta ver cómo reacciona a estas palabras de Keats. Si no comprende inmediatamente, inútil continuar.

Cuanto más avance el hombre, menos encontrará a qué convertirse.

Kandinsky afirma que el amarillo es el color de la vida. Se comprende ahora por qué ese color hace tanto daño a los ojos.

Se aprende más en una noche en vela que en un año de sueño. Lo cual equivale a decir que una paliza es mucho más instructiva que una siesta.

¡Si supieran los hijos que no he querido tener la felicidad que me deben!

Sigue leyendo

Ángel González (II)

¿Quien ha sido

Canción para cantar una canción

Esa música…
Insiste, hace daño
en el alma.
Viene tal vez de un tiempo
remoto, de una época imposible
perdida para siempre.
Sobrepasa los límites
de la música. Tiente materia,
aroma, es como polvo de algo
indefinible, de un recuerdo
que nunca se ha vivido,
de una vaga esperanza irrealizable.
Se llama simplemente:
canción.

Pero no es sólo eso.

Es también la tristeza.

*                    *

Palabra muerta, realidad perdida

Mi memoria conserva apenas sólo
el eco vacilante de su alta melodía:
lamento de metal, rumor de alambre,
voz de junco, también
latido, vena.

Recuerdo claramente su erre temblorosa,
su estremecida erre suspendida
sobre un abismo de silencio y ámbar,
desprendiéndose casi
de la música oscura que por detrás la asía,
defendiéndose apenas
del cálido misterio que la alzaba en el aire
creando un solo cuerpo de luz y de belleza.
Sigue leyendo

Principios (I)

Galaxia M88

Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra.

Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo. 

Pero, cada una de esas estrellas es un sol, a menudo mucho más brillante y magnífico que la pequeña y cercana a la que denominamos el Sol. Y muchos -quizá la mayoría- de esos soles lejanos tienen planetas circundándolos. Así, casi con seguridad hay suelo suficiente en el firmamento para ofrecer a cada miembro de las especies humanas, desde el primer hombre-mono, su propio mundo particular: cielo… o infierno. 

Sigue leyendo

Me encuentro, te encuentro

12234875_1500496450250818_4338639296581976238_n

Diseño gráfico: José Antonio Sánchez
Texto: Alejandro Ballester

El infinito es eterno.
Tú y yo, efímeros.
Sin embargo,
¿por qué cuando te miro
sólo veo la eternidad?.

Perdido en el centro del cosmos me hallo, un instante efímero que trata de escribir una historia en blanco, su historia. En mi mano está cada palabra que se escribe. Aún cuando tejo mi destino, un fatídico juego se cierne sobre mí, dado a la seducción de los pensamientos, pensado para la excitación de los sentidos. De todos los confines del universo, desde el momento eterno en el que todo era uno, y del que todo empezó hace millones y millones de años. Somos polvo de estrellas, formados por partículas que han viajado por el espacio-tiempo para dar lugar a dos mitades que forman un todo. Un hecho improbable destinado a repetirse una y otra vez. Sigue leyendo

Chantal Maillard

IMG-20150828-WA0000

Deseé alguna vez que un poeta me amase…

Deseé alguna vez que un poeta me amase
Ahora duelen sus poemas en mi cuerpo‚
algo de mí que en él se reconoce hasta quebrar la imagen
de todo lo que fui.
Ahora deseo que me amase tanto que dejara de amarme
y sus palabras fuesen nieve
que el sol de junio fundiese entre mis pechos‚
allí donde su aliento insiste en acallar
esta tristeza antigua que siempre me acompaña.

Semillas para un cuerpo (1988)

Te supe frágil y desnudo…

Te supe frágil y desnudo,
tan frágil eras, tan desnudo
que se quebró tu sombra al respirar.
Abrí la puerta y las voces del agua
adoptaron la forma de tu cuerpo.
Tan leve parecías, tan al borde
de ti
que la noche aprendió
el modo de dormirse sobre el río.

La otra orilla (1990)

Sigue leyendo