Regreso al origen

pia21975-opt

Hoy nadie puede apagar la duda
que arde dentro de todos los insectos
que uno a uno se adentran
furtivamente en las entrañas de la bestia.

Hoy nadie puede silenciar el grito
que olvida la última palabra brotada
del tallo ancestral que baña las arenas
del reloj que tirita al borde del mundo.

Sigue leyendo

Anuncios

Gata Cattana

Gata Cattana.jpgSimplemente
porque es necesario.

Tu oficio, poeta,

no es almacenar palabras
eruditas,
rimbombantes,
ornamentales.

No es disponerlas en su
orden yámbico,
en perfecto soneto gongorino,
ni siquiera clasificarlas
burdamente en función
de la terminación
y la rima.

Porque tú nunca
fuiste matemático, poeta.
Tú nunca fuiste geógrafo ni físico
y no entiendes de distancias
ni unidades de medida
y no entiendes de lógica pura
ni de leyes invictas.

Sigue leyendo

Eyacular la vida

ceguera

Una ciudad cualquiera. Una noche lluviosa cualquiera. El crepitar furibundo de la lluvia golpea incesantemente la ventana de la habitación. En ella, ajenos a la ciudad, a la noche, a la lluvia y a su destino, dos jóvenes amantes…

Sigue leyendo

Re-generación

-re-generacion-antologia-de-poesia-espanola-2000-2015

La caída

¿Recuerdas cómo mueren los pelícanos?
Bajo el sol de la tarde
que golpea la costa del Pacífico
el agua los engulle como al plomo.

Nada puede salvarlos.

Hay tanta dignidad en el vacío,
tanto amor en sus vuelos,
que en el último instante escogen el silencio.
Sólo queda
el golpe de sus cuerpos contra el agua
como un rumor de viento imperceptible.

Sigue leyendo

Un disfraz equivocado (F. Pessoa)

aserra_ un disfraz equivocado3.jpg

Si recuerdo quién fui…

Si recuerdo quién fui, a otro veo,
y el pasado es un presente en el recuerdo.
            Quien fui es alguien a quien amo,
            aunque sea tan solo en ese sueño.
La nostalgia que la mente aflige
no es mía ni del pasado conocido,
            sino de quien habito
            tras de los ojos ciegos.
Nada, salvo el instante, me conoce.
Mi mismo recuerdo no es nada, y siento
            que quien soy y quien fui
            son sueños diferentes.

Autopsicografía

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que llega a fingir que es dolor
el dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe
en el dolor leído sienten
no los dos dolores que él tuvo,
sino apenas el que ellos no tienen.

Y así por los raíles gira,
entreteniendo la razón,
el pequeño tren de juguete
que se llama corazón.

Sigue leyendo