Sangre, sudor y silencio

Proclamación_de_la_II_República

Dedicado a todos aquellos hombres
y mujeres que dieron su vida,
pero no su libertad.

En esta tierra donde nací
hace tiempo ya
se encontraba
cubierta de sangre y sudor
de hombres y mujeres
que dieron su vida
por la liberación.
Tierra de España,
tierra de ecos que luchan
por no ser olvido,
tierra sucumbida ante
abismos de silencio.
Bajo esta melancólica bóveda
celeste, ausente,
el hastío único compañero
de desiertos sin vida.
Si guardáis silencio
y estáis atentos
aún se puede escuchar
el estrépito murmullo.

Sigue leyendo

Anuncios

Humo es todo lo que queda

leopoldo-maria-panero.jpg

A Leopoldo María Panero

Mi alma insaciable busca
en la interminable soledad
de una hoja en blanco,
el salvaje silencio que aúlla
desde el lugar más inhóspito
de mi cerebro desolado.

Abstracto el verso que resurge
del corazón en la mano
del poeta muerto en la acera,
porque sus palabras olvidadas
se perderán en la nada
de su íntima locura.

Sigue leyendo

El arte de su sonrisa

Retratos-abstractos-Danny-OConnor-2-550x784

El arte de su sonrisa:
era imposible tener más luz.
Trepidante gozo para el ojo,
me sigue por las sombras
de la ciudad, medianeras,
espejos, fugaces reflejos,
para dejar atrás,
en el sueño, el crepitar
de su mirar.
Liberado ya, de su embrujo,
el color de los almendros en flor,
la amplia sombra del olivo,
la brisa del mar que agitaba
su pelo, su luz, su sonrisa.
Era imposible tener más luz:
el arte de su sonrisa.

Sigue leyendo

Una utopía de mil sinfonías

IMG_26532286333124

 

Creaste paradojas temporales,
anomalías cuánticas,
para revivir día a día,
en cada instante,
el cruzar de nuestras miradas.

Transfiguraste la materia
para presentarte ante mí,
convertida en el aliento
que me apartó del abismo,
la musa con la que acercarme
al secreto mensaje de los dioses.

Hermosa flor dorada de desiertos vírgenes,
melancólica dama,
estirpe del verso.

Sigue leyendo

Flamas de la mano sangrienta

1391643821967

Es un hechizo.
Una conjura a la vida.
Una mano opuesta al bosque.
Aparece el místico élfico.
En la tormenta sobre la montaña,
los rayos se precipitan
acompañando al trasgo en su descenso.
Al otro lado del bosque el fantasma
se pasea bajo la luna en calma
bajo el influjo de las enraizadas palabras
que atacan el rostro escondido tras el espejo.
El diablo quiere un pacto de sangre
sobre tu figura aguarda la sombra
pálidamente en la sombra de la llama.

Sigue leyendo

El poeta

escribiendo en la oscuridad

El poeta

Temo olvidar tu nombre
como teme el poeta olvidar
la palabra brotada en la tormenta del insomnio,
sólo a Dios comparable en su grandeza sublime.
(Mayakovsky)

El poeta no escribe versos,
desnuda su alma con tinta.

No despertaré de ti,
serás mi sueño,
mi refugio;
no despertaré de ti,
para siempre soñar contigo.

El poeta no escribe versos,
dibuja lienzos de palabras.

Pinceladas en un espejo invisible,
austera alma,
insensible.
Feroz necesidad que calma
la angustiosa tragedia sublime.

Sigue leyendo