Aristóteles

Aristóteles nació en el año 384 a.C. en Estagira, en la península Calcídica, perteneciente entonces al Reino de Macedonia. Proviene de una arraigada tradición médica, pues sus padres procedían ambos de familias de médicos. Su padre, Nicómaco, fue médico del rey Amintas III de Macedonia, y abuelo de Alejandro Magno, este hecho explica su relación con la corte real de Macedonia, que tendría una importante influencia en su vida. Es de suponer, aunque carecemos de datos expresos al respecto, que Nicómaco llevaría consigo a Aristóteles a Pella, a la corte de Macedonia donde éste pasaría parte de su infancia y su primera juventud, este hecho podría haber hecho entablar amistad con Filipo, hijo de Amintas y futuro rey de Macedonia, ambos muchachos eran de la misma edad. El oficio de su padre, puede que influyera de alguna manera en los intereses intelectuales de Aristóteles, que ya de temprana edad, mostró un especial interés por la observación de la naturaleza, los procesos biológicos; y un afán por conocer y clasificar especies de vegetales y animales.

Cuando su padre murió, Aristóteles era aún menor de edad, por lo que se hizo cargo de él un pariente llamado Próxeno, quien en el año 367 a.C., cuando Aristóteles tenía 17 años le mandó a Atenas a estudiar en la Academia de Platón, donde permanecería unos veinte años, hasta la muerte de Platón en el año 347 a.C. Comenzó como estudiante, siendo discípulo de Platón y llegó a impartir clases en la Academia, varios de los textos de Aristóteles están escritos en este periodo en el que era profesor de la Academia. Aristóteles fue mucho más platónico de lo que se podría pensar, pero con esto no nos referimos a que siguiera la teoría de las ideas. Aristóteles es un producto de la Academia y de los procedimientos platónicos, pero no acepta diversos dogmas del pensamiento platónico. Aristóteles es empirista, pero sigue el modelo de saber es platónico.  Aristóteles tenía varios motes en la Academia: el lector (siempre estaba leyendo en solitario), el potro (costumbre de los potros al nacer de patear con la madre) por su temprana oposición a algunos pensamientos platónicos.

Tras veinte años de permanencia ininterrumpida en la Academia, tras la muerte de Platón, Aristóteles marchó de Atenas. Se ha especulado mucho acerca de los motivos por los que se marchó. La academia era de gran importancia en Atenas, cuando murió Platón, tres eran los candidatos al cargo para suceder a Platón: Espeusipo, Jenócrates y el propio Aristóteles. Fue Espeusipo, sobrino de Platón, quien resultó finalmente elegido, después sería Jenócrates. Aristóteles, hombre muy orgulloso, esperaba ser el encargado de dirigir la Academia, al no ser nombrado se marchó de la Academia dejando Atenas, seguramente también influido por el enfrentamiento político existente entre Atenas y Macedonia. La reacción antimacedonia de los atenienses pudo aconsejar a Aristóteles alejarse de Atenas, dados sus vínculos con Macedonia y con el propio Filipo, actual rey de Macedonia.

Tras su marcha de Atenas se dirigió a Assos, ciudad de la costa oriental del mediterráneo, frente a la isla de Lesbos. Allí reside durante tres años acogido por el tirano Hermias, del cual se hizo amigo, y con cuya hija adoptiva, Pitias, contrajo matrimonio. De ésta tuvo una hija, de mismo nombre que la madre, Pitias. Sabemos que tuvo una segunda esposa, una esclava llamada Herpilis, compañera inseparable de Aristóteles, y de la cual tuvo su segundo hijo llamada Nicómaco, el cual da nombre al más importante tratado ético de Aristóteles.

De Assos pasó a Mitilene, en la cercana isla de Lesbos, donde permaneció hasta que en el año 343 a.C. fue invitado por Filipo para que se hiciera cargo de la educación de su hijo Alejandro que por entonces era un muchacho de apenas trece años de edad. En Mitilene conoce a un señor mayor llamado Teofrasto, discípulo más fiel de Aristóteles que se encargaría aun siendo mayor que él del Liceo tras la muerte de Aristóteles, además de no abandonarle ya nunca. Siguiendo el viaje a Pella para la educación de Alejandro, futuro gran conquistador y creador de un vastísimo imperio. Se desconoce la relación de Aristóteles y Alejandro, pero Alejandro en honor de Aristóteles mando reconstruir la ciudad natal de Aristóteles. En los viajes de Alejandro se llevó varios discípulos del Liceo que recogían datos de los viajes y los llevaran al Liceo. La falta de testimonios hace pensar que su relación no fue excesivamente buena.

En el año 335 a.C., Aristóteles, vuelve a Atenas, esta vez con la intención de establecerse allí definitivamente. En Atenas funda una nueva escuela y centro de investigación, llamada el Liceo. Se dedicó a impartir clases a lo largo de su vida hasta un par de años antes de su muerte, concretamente en el año 323 a.C., año memorable en la historia de los atenienses y del mundo helénico: en él morirán Alejandro Magno y Demóstenes, suceso especialmente amargo para Aristóteles. Del Liceo no se sabe mucho, se cuenta que allí Aristóteles se dedicaba a dos tipos de tareas: daba clases por la mañana, unas clases más específicas y complejas; y por la tarde daba clases más bien destinadas para el amplio público. Tras la muerte de Alejandro, se reavivó entre los atenienses el odio hacia Macedonia y Aristóteles decidió marcharse de Atenas por segunda vez, en esta ocasión para no regresar nunca más. Esta vez se dirigió a Calcis, en la isla de Eubea, de donde procedía su madre y en la cual disponía de una finca. Allí moría un año después, año 322, cuando tenía sesenta y dos años, tras dejar un testamento con minuciosas instrucciones de carácter religioso, económico y familiar.

Para hablar de su personalidad podemos hacer referencia a la obra de Diógenes Laercio que afirma que era un hombre bastante bajo, y también bastante coqueto, ya que le gustaba vestir bien, elegantemente, con anillos,… Era un hombre orgulloso pero con una gran capacidad de trabajo, pero ante todo parece que era un buen hombre que se ocupó bien de su familia. Además destacar que tuvo una vida que estuvo marcada profundamente por su pasión por el saber. Destacar también que las dos veces que tuvo que abandonar Atenas fueron: la primera por la muerte de su maestro, Platón, y la segunda, por la muerte de su discípulo, Alejandro Magno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s