Pensamiento único

Pensamiento único

En incontables ocasiones simplemente por no llevar la contraria al resto del mundo actuamos de forma que ellos quieren, otras muchas sólo hacemos lo que los otros quieren que hagamos, lo que a ellos les conviene. Son las convenciones sociales las que nos dominan en ciertas ocasiones, en las que nos sentimos obligados a cumplir y a ser de cierta manera delante de los demás y así comenzamos a pensar y actuar todos de una forma similar sin darnos cuenta de que cada una de estas pequeñas cosas que nos ocurren, son el aliciente que mueve los engranajes del motor de nuestra vida, son cada una de las notas que forman la melodía de nuestra banda sonora y marcan el compás de nuestros pasos. Debemos esculpir nuestros sueños para no olvidarlos en el rumbo incierto que gobierna nuestro destino. Somos el todo formado por cada una de estas pequeñas subdivisiones que nos forman y nos hacen ser lo que somos, actuar como actuamos, pensar como pensamos…


Pensando así no es difícil suponer la pregunta que más pronto nos asalta desarmados por retaguardia, ¿es más importante cada una de las piezas que nos forman o el bonito resultado del puzle final? Es decir, ¿podemos justificarnos de nuestras acciones por los pequeños o grandes motivos que nos lleven a hacerlas o simplemente por la acción en sí y sus respectivas consecuencias? Aquí el orden de los factores si altera el producto porque muchas cosas cambian dependiendo del cristal con el que las miremos.

Los diferentes puntos de vista hacen que cada uno seamos de una forma distinta y que hagan de este escenario, de este continuo juego en el que vivimos sea más interesante. Somos bufones representando una tragedia en este maldito teatro que es el mundo.
Y debemos apreciar cada escena, cada pequeño detalle que reparte a doquier ilusión, llenando la espiral que se crea del conjunto de emociones otorgadas por sentir cada uno de los actos que nos acontecen.

A fin de cuentas parece que de lo cotidiano surge una especie de trayecto a seguir, y a todos nos encanta seguirlo, eso desde luego. Es tranquilo, cómodo, seguro y sabemos a dónde va y de dónde viene. Pero si siempre actuamos igual siempre obtendremos los mismos resultados y además, la importancia de lo importante está muy sobrestimada, debería importarnos algo más lo que hace que importe lo importante. Tomar nuestras propias decisiones sin ser influenciados por los demás, no dejarnos convencer por aquellos que intentan que seamos uno más del montón, una ovejita obediente más que no se escape del redil. Debemos ser libres para tomar cada una de nuestras decisiones sin importar como reaccionen los demás.

Jandroche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s